ALYRE | Rara yo
Rara, qué estimulante palabra, qué bonita se me hace a mí que esgrimo su acepción más poderosa, la que lucha contra convencionalismos y te recarga de inquietudes. Quizá por eso tantas veces toco el cielo y luego caigo al infierno, pasando por la nada y la indiferencia para nuevamente comenzar este ciclo que cuanto más crezco más paranoide se me hace. Todo es una montaña rusa de emociones, de contrastes, de luces y sombras dónde al final termino comprendiendo que lo único certero de todo es que nacimos solos y moriremos solos. Seguiré buscando una respuesta que quizá interprete a modo distinto según el momento de la vida, pero siempre buscando señales y consciencia que me devuelvan al único momento que existe que es el presente, el único con el que decidir sobrevivir o derrotarnos, con el que decidir ser la persona más feliz o más desdichada del mundo, la elección queda en nuestras manos. Así que seguiré peleando, cayendo, levantándome, sobreviviendo y algunas otras celebrando glorias
Rara, escritos, poemas, prosa poética., artistas, la soledad del artista
51412
post-template-default,single,single-post,postid-51412,single-format-standard,edgt-core-1.1.2,ajax_fade,page_not_loaded,,vigor-ver-1.8, vertical_menu_with_scroll,smooth_scroll,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.1,vc_responsive
 

Rara yo

Rara yo

Me gusta salir de la zona de confort, arriesgarme, lanzarme a nuevos retos, a nuevas aventuras, conocer nuevas mentes, nuevas formas de vida, diferentes puntos de vista que me saquen de lo establecido, que me cuestionen y hagan plantearme mis propias creencias, valores y emociones.

A veces no es fácil, de hecho muchos días termino exhausta y perdida, supongo que cansada de buscar entre tanto desequilibrio, quizá por mi falta de arraigo físico y mental, pero también se que es esta locura la que me salva.

Soy inconformista, no aguanto la monotonía, ni la vida ordenada, ni las mentes carentes de preguntas que tanto le interesa al orden social para mantenernos a todos iguales, entretenidos, dormidos,rutinarios y quizá felices. A mi no me interesa esa imagen de la felicidad, quizá por eso me refugio en el caos del arte y quizá por eso llaman rara tantas veces. 

Rara, qué estimulante palabra, qué bonita se me hace a mí que esgrimo su acepción más poderosa, la que lucha contra convencionalismos y te recarga de inquietudes. Quizá por eso tantas veces toco el cielo y luego caigo al infierno, pasando por la nada y la indiferencia para nuevamente comenzar este ciclo que cuanto más crezco más paranoide se me hace. Todo es una montaña rusa de emociones, de contrastes, de luces y sombras dónde al final termino comprendiendo que lo único certero de todo es que nacimos solos y moriremos solos. Seguiré buscando una respuesta que quizá interprete a modo distinto según el momento de la vida, pero siempre buscando señales y consciencia que me devuelvan al único momento que existe que es el presente, el único con el que decidir sobrevivir o derrotarnos, con el que decidir ser la persona más feliz o más desdichada del mundo, la elección queda en nuestras manos. Así que seguiré peleando, cayendo, levantándome, sobreviviendo y algunas otras celebrando glorias…

No Comments

Post a Comment