ALYRE | Prefiero sonreír
Querido amigo, permíteme desilusionarte, pero no, no siempre sonrío.
prefiero sonreír, sonrisas , risa, sonrío, sentimientos, alegría, tristeza,
51426
post-template-default,single,single-post,postid-51426,single-format-standard,edgt-core-1.1.2,ajax_fade,page_not_loaded,,vigor-ver-1.8, vertical_menu_with_scroll,smooth_scroll,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.1,vc_responsive
 

La sombra de la sonrisa

La sombra de la sonrisa

Querido amigo, permíteme desilusionarte, pero no, no siempre sonrío.

 

Quizá me hayas visto disfrutar, celebrar y pasarlo bien pero más allá de esos momentos puntuales hay otra alegría que expreso casi por supervivencia.

 

Tienes que saber que muchas veces si dibujo una sonrisa es para alejar temores y miserias, buscando un alivio que calme mi dolor. 

 

Soy consciente de la poderosa energía que acompaña a este sencillo gesto, por eso la utilizo para ahuyentar males y porque no quiero hacer cómplice de mis mierdas al resto de la gente, básicamente porque expresar un estado de ánimo peligroso provoca sentimientos de aversión y siempre va a ser más difícil de eludir después, por eso prefiero ocultarlos tras una sonrisa, si lo pienso bien es casi un pequeño aporte al resto de la humanidad…

 

Puede parecer paradójico pero me río porque me me duele la vida, me río aunque cada día sienta que muero por dentro, pero me empeño en sonreír porque se que de esta forma puedo seguir permaneciendo viva. 

 

Por eso prefiero sonreír, porque soy sensible (por desgracia o por suerte, aún no lo sé) y me duelen muchas cosas, la injusticia del mundo, la miseria del prójimo, el paso del tiempo y tantos momentos que mejor ni pronunciar.

 

Oculto mi naturaleza melancólica tras los trazos de una sonrisa en busca de una recompensa, buscando esa sonrisa devuelta por algún ser que aún conserve un poco de empatía. Puro egoísmo en realidad, pero al menos un egoísmo positivo, ya que un gesto que retorna casi siempre y hace que todos nos sintamos un poco mejor siempre será un buen legado.

 

Por eso sonrío, porque se que es un “retroalimento”, de los pocos remedios efectivos que nos quedan para recargar el mundo con un poco de luz, junto con el arte, la poesía y la música, con los que sacar todo el amor que por miedo a ser heridos ocultamos pero también para liberarnos.   

 

Por eso cuando alguien me dice que siempre sonrío no puedo más que sonreír de nuevo y dar las gracias por la sonrisa que me devolvieron sin darse ni cuenta, es así como transcendemos y entre todos hacemos del mundo un lugar mejor.

No Comments

Post a Comment